Reseña #31: La trenza; Laetitia Colombani.

By Noatbuk - 6:34




«Dedico mi trabajo a esas mujeres
unidas por sus cabellos
como en una inmensa red de almas.
Las que aman, paren, confían,
caen mil veces, se levantan
y no se dan por vencidas. 
Conozco bien sus batallas, 
sus lágrimas y alegrías, 
porque cada una de ellas lleva un poco de mí.» 


Título: La trenza
Autora: Laetitia Colombani
Editorial: Salamandra
Páginas: 208

¡Hola! Hoy vengo con una novela intimista de esas que se hacen un hueco en el corazón. Y es que cuando supe de lo que trataba La Trenza, no dude ni un minuto en querer adentrarme entre sus páginas, aun sabiendo que lo que iba a encontrarme probablemente fuese doloroso y duro. A pesar de que la autora es reconocida a nivel europeo y que el libro está triunfando entre lectores de todas partes, yo no la conocía a ella ni al libro, así que me decidí a leerlo sin ningún tipo de referencia previa. Y ahora, después de (por suerte) haberlo hecho, os vengo a contar qué me ha parecido. 


R E S U M E N

Con cerca de medio millón de ejemplares vendidos en Francia y casi treinta traducciones en curso, La trenza fue uno de los fenómenos editoriales de 2017. En esta narración vibrante y conmovedora, Laetitia Colombani —guionista, directora y actriz de reconocido prestigio— aborda las historias de tres mujeres que, nacidas en continentes muy dispares, comparten unas ideas y sentimientos que las unen en un poderoso anhelo de libertad.

Smita, Giulia y Sarah no se conocen, pero tienen en común el empuje y el tesón de las mujeres que rechazan lo que el destino les ha reservado y se rebelan contra las circunstancias que las oprimen. Como hilos invisibles, sus caminos se entrelazan, formando una trenza que simboliza la voluntad inquebrantable de vivir con esperanza e ilusión. 


O P I N I Ó N   P E R S O N A L 

La trenza nos cuenta las historias de lucha y superación (o eso quiero imaginar) de tres mujeres de distintas edades y diferentes continentes. 

Smita, de La India, es una dalit, una intocable que intenta sacar adelante a su familia limpiando las letrinas de las castas superiores. Para ella, su vida es la que es sin poder ser de otra manera, aceptando siempre la herencia del resto de mujeres de su familia. Ella se ha dado por vencida, pero recordando siempre las horribles sensaciones de aquella primera vez en la que su madre la llevó a limpiar excrementos, se niega que la futura vida de su hija sea la misma. Lalita tiene que estudiar y aprender a leer, a ella sí le espera el futuro. 

Sarah es una mujer canadiense que ha sacrificado prácticamente toda su vida personal para llegar donde está en el bufete de abogados en el que trabaja. Consiguió derribar el techo de cristal de las mujeres en altos cargos, aunque ello le costara trabajar sin dormir y la destrucción de su vida familiar, pero, ¿será capaz de derribar también el techo de los estigmatizados?

Por último, Giulia es una chica italiana de veinte años que trabaja confeccionando pelucas de pelo auténtico en el taller familiar, donde su padre es el jefe. De entre toda la familia, es la única que decidió adentrarse en los secretos del oficio, pero cuando su padre sufra un accidente, ella se dará cuenta de que su futuro no está tan claro como creía...

Estas tres historias tan diferentes serán contadas en tercera persona, alternando capítulos de las tres a lo largo de toda la novela. Cuanto más te adentres en las páginas de este libro, que se te consumirá en las manos sin ni siquiera darte cuenta, mejor entenderás el vínculo que existe y une a estas tres mujeres luchadoras, una trenza metafórica y no tanto, que dará sentido a todo. 

El libro me ha parecido precioso y emotivo. La pluma de la autora es maravillosa, aunque, supongo que por la traducción, había algunas frases que me chirriaban, sobre todo por laísmos, leísmos y loísmos. Aun así, nos encontramos ante una lectura sencilla y rápida (ya de por sí el libro es muy cortito), aunque intensa en cuanto a sentimiento. 

¿Algún aspecto negativo? Debo decir que el hecho de que la novela esté narrada en tercera persona en lugar de primera hace que sea un poquito más complicado sentir a las protagonistas en tu propia piel. Ya me entedéis, quizás, entre eso y la poca profundidad de la historia (aunque con una novela tan corta es posible que la autora lo haya hecho a propósito) no consigues empatizar tanto con ellas como podrías haberlo hecho. 

También, algo que en gneral me suele pasar en todas las novelas en las que se alternan capítulos con historias de distintos personajes. Siempre hay historias que me resultan más interesantes, mejores y a las que estoy deseando llegar mientras leo otros capítulos. En esta novela me ha pasado con la historia de Smita. Si leistéis mi reseña de La ciudad de las sombras sabréis que adoro las historias ambientadas en La India, así que iba con ventaja desde el principio. Aun así, sí que considero que existe bastante desnivel entre su historia y la de Sarah frente a la de Giulia, que en comparación a las otras dos me ha resultado más insustancial.

El final también me ha gustado. No me suelen entusiasmar los finales abiertos, pero al terminar de leer esta historia, no sé muy bien por qué, sentí que todo acababa como debía terminar. 

En definitiva, una novela para romperte un poquito (pero no demasiado) y sentir las ganas de luchar por ti y por todas las mujeres que te rodean. Muy recomendable.

M i   p u n t u a c i ó n: 4/5

  • Share:

You Might Also Like

1 comentarios

¡Hola! Te dejo algunos símbolos por si los quieres utilizar en los comentarios ♡ ♥ ❤ ✿ ❀ ☆ ★ ✧ ☾ ☻